La cuenta atrás para comprar los regalos de Reyes ha empezado y aunque siempre dejamos esta tarea para el último momento, la mayoría tiene claro qué comprar y donde. Si aún te faltan ideas, has de saber que casi el 60% de las compras navideñas son textiles. Además, los artículos relacionados con la moda, llenan las compras de última hora, convirtiéndose en el regalo más habitual una Navidad tras otra.

En WASHROCKS, nos preocupamos por hacerte la vida más fácil. Sabemos que tu ropa es un bien preciado, y por eso la tratamos con mimo para dejarla impecable para cada ocasión. Pero, ¿qué ocurre cuando te devolvemos la ropa? Desde WASHROCKS, queremos darte unos consejos para cuidar mejor de toda la ropa que te traigan los Reyes Magos este año.

1. ¿Conoces la manera correcta de colgar un jersey?

Estas prendas deben ir dobladas en un cajón, pero si no tienes espacio, y decides colgarlo de una percha, hay que estar atento a la manera de hacerlo. Al tener un peso mayor, es posible que el cuello y los hombros se deformen y las mangas se alarguen, estropeándose mucho antes. Te aconsejamos que lo cuelgues siguiendo estos pasos.

2. ¿Cómo se planchas las prendas de piel?

¡No se planchan! Tienen un tratamiento y cuidado especial de lavado, pero una vez llegan a tu casa, te aconsejamos que los cuelgues en vez de doblarlos. De esta manera, se pueden crear pliegues y arrugas que pueden dañar la prensa. Además, si quieres evitar que los clips de las perchas dejen marca en faldas o pantalones, puedes poner una servilleta o una tarjeta de visita, como en la imagen.

3. ¿Sabes cómo guardar la ropa interior?

La proporción de uso de este cajón es muy superior en proporción al de cualquier otro, y al ser las prendas más pequeñas, es más fácil que se desordenen. Es recomendable apilar las prendas unas sobre otras, ya que así ocupan menos espacio. Además, los sujetadores podrían deformarse.

4. ¿Se te arruga la ropa muy fácilmente?

La razón que puede causar esto, es que no dejas espacio entre percha y percha. Deberías dejar un dedo aproximadamente entre percha y percha para que la ropa pueda respirar. ¿Te resulta imposible? Quizás tengas demasiada ropa en el armario; dobla los tejanos, camisetas y sudaderas y mételos apilados en el cajón.

5. Qué hacer con el nórdico

Lo ideal para almacenar un nórdico, es adquirir una bolsa de tela. Las de plásticos, aunque son más baratas y suelen venir con la compra del producto, no permiten la transpiración y el producto acaba con manchas de humedad, mal olor o incluso la aparición de hongos. Si el nórdico es de plumas, no es aconsejable que se guarde apelmazado o aplastado por algún otro objeto, ya que éste puede perder cualidades.