Cómo lavar almohadas
4.3 (85%) 4 votos

¿Alguna vez has lavado tus almohadas? Puede parecerte una pregunta extraña, pero muchas personas no saben cómo lavar almohadas y cuando éstas se manchan, deterioran o acumulan mucha suciedad las sustituyen por unas nuevas. También desconocen que, aunque no se echen a lavar muy seguido, es bueno mantenerlas limpias, ya que de lo contrario pueden acumular bacterias y residuos que a largo plazo ocasionen alergias y afecciones en la salud.

Alarga la vida de este artículo tan importante en nuestro día a día, lavándolo en casa con los consejos que te dejamos a continuación, o busca en nuestra sección de lavandería y nos encargaremos por ti. Descansarás todas las noches en almohadas que lucen y huelen como nuevas.

Comencemos con un consejo básico para lavar tus almohadas sin ningún riesgo: determina el material del que está hecha. La información la encontrarás en la etiqueta, y con ella ya puedes guiarte sobre qué puedes y qué no debes hacer.

Cómo lavar almohadas de látex

Las almohadas de látex deben ser lavadas a mano, así que el primer paso será separar la funda del relleno, después prepararás un recipiente con agua fría y un poco de detergente neutro diluido, y procederás a sumergirla varias veces sin frotar ni dejar en remojo.

Una vez finalizada la limpieza, aclara con abundante agua, asegúrate de que no le queden restos de jabón y ponla a secar al aire libre en horizontal, preferiblemente en un lugar con buena ventilación, pero siempre a la sombra.

Aprende a lavar almohadas en la lavadora

La clave para lavar almohadas en la lavadora sin deformarlas o encogerlas comienza (también) por separar la funda del relleno y revisar las instrucciones de lavado del fabricante especificadas en la etiqueta. Con esto ya sabrás si el lavado a máquina es posible. Si efectivamente se puede de esta manera, nunca lo hagas a temperaturas elevadas ni con otras prendas o artículos para evitar que se dañen.

Si no sabes cómo lavar la funda de la almohada, puedes leer su etiqueta, aunque suelen ser aptas para ciclos normales a baja temperatura como la mayoría de la ropa.

Lavar otro tipo de almohadas

Para lavar una almohada de plumas –presente en muchos hogares-, sepárala de la funda y métela con dos o tres pelotas de tennis. Recuerda usar un detergente neutro, sin suavizantes y sin lejía e inicia el ciclo normal o delicado con temperatura fría. Al momento de secarla, extiéndela al aire libre y muévela de vez en cuando para que las plumas no se apelmacen.

Si no sabes cómo lavar una almohada viscoelástica o sintética, te contamos que lo mejor es hacerlo a mano y con mucho cuidado, o solicitar un servicio especializado. En Washrocks recogemos tus almohadas, edredones o ropa donde nos indiques, la dejamos como nueva y la entregamos a domicilio.

Cómo limpiar almohadas amarillas

Las manchas amarillentas en las almohadas son comunes y se deben principalmente a residuos de cremas, lociones, a la grasa del cabello o el sudor. Puedes prevenir su aparición lavando y cambiando las fundas regularmente, pero si ya aparecieron llena un recipiente con agua, añade unas gotas de lejía o bicarbonato y con la ayuda de una esponja frota solo en la mancha. No frotes con mucha fuerza y no te preocupes, algunas requieren que este procedimiento se realice varias veces antes de que la parte amarilla desaparezca en su totalidad.

Con estos consejos ya sabes cómo lavar almohadas en casa. No olvides que es preferible secarlas al aire libre y en un lugar ventilado; si decides hacerlo en la secadora, que sea a baja temperatura y con rotaciones muy suaves.