Las zapatillas blancas son ese artículo que todos deseamos en nuestro armario, pero que mantenerlo limpio y con un tono similar al que tenía cuando lo compramos supone una misión casi imposible. Decimos casi porque hemos recopilado una serie de consejos para enseñarte cómo limpiar zapatillas blancas y que no queden amarillas, en tu propia casa.

Cómo limpiar zapatillas blancas

Cómo lavar zapatillas blancas

Lo primero que harás al momento de lavar tus zapatillas es quitarle los cordones o trenzas, así como cualquier chapa o accesorio extra para lograr un buen resultado.

El método más popular para lavar zapatos blancos es con amoniaco, pero también es con el que más cuidado debes tener porque es un químico muy fuerte que puede causar daños. Dicho esto, prepárate para diluir una cucharada mediana de amoniaco y una de jabón neutro en un recipiente con agua fría (1 litro); mueve muy bien y procede a limpiar tus zapatillas blancas con la ayuda de un cepillo de cerdas gruesas. No es necesario sumergirlas, solo limpiar cada área con el cepillo prestando mayor atención a las manchas. Aclara con abundante agua y pon tus zapatillas a secar en un lugar ventilado en el que no les pegue la luz del sol directamente.

Otra opción, tal vez un poco menos agresiva pero igual de efectiva, es mezclar una cucharada pequeña de bicarbonato y una grande de detergente con muy poco agua, hasta que se forme una pasta y frotar la misma sobre las zapatillas con un cepillo de dientes de cerdas blandas. Cuando hayas acabado procede a limpiar con agua y deja secar por aproximadamente 24 horas en un lugar con buena ventilación.

Esta alternativa poco conocida es muy buena para las manchas, es sencilla y da resultado inmediatos. Coge un cepillo seco y remueve todo el exceso de sucio y tierra de tus zapatillas blancas, luego cubre las manchas con sal gruesa por aproximadamente dos horas, procede a sacudir la sal y lava tus zapatos con alguno de los métodos anteriormente mencionados. ¡Lucirán como nuevas!

Consejos para limpiar zapatillas blancas de piel

La mayoría no cree que sea posible limpiar zapatillas blancas de piel, sin embargo dos artículos de higiene personal serán tus salvadores en esta ocasión.

Echa un poco de pasta de dientes original (blanca, sin fórmulas especiales ni colores) en un cepillo de dientes de cerdas gruesas, humedece con un poco de agua y procede a limpiar tus zapatillas con movimientos circulares suaves. No es necesario que apliques más pasta de la que usarías para lavarte los dientes, porque dejarías residuos sobre la piel. Retira el producto con ayuda de agua y un paño húmedo y seca en un lugar ventilado.

También puedes hacer una mezcla con bicarbonato de sodio y vinagre blanco para remover a profundidad la suciedad y las bacterias, solo necesitas diluir seis cucharadas de bicarbonato en 100 ml de vinagre blanco y limpiar tus zapatillas de piel con la ayuda de un cepillo, dejando actuar por media hora.

Evita daños al limpiar tus zapatillas blancas

Ya te contamos cómo lavar zapatillas blancas y que no queden amarillas, en tu misma casa y de maneras muy rápidas, sencillas y seguras. Pero no podemos evitar nombrarte algunas cosas que debes evitar para que tu calzado dure más tiempo en buenas condiciones.

  • No laves tus zapatillas blancas con lejía. Si tus zapatillas blancas están muy sucias o se han manchado es mejor acudir a un especialista, ya que este químico es muy dañino para el material y además suele dejar manchas. En Washrocks nos encargamos de estas situaciones; recogemos tus artículos donde nos indiques y lo entregamos de la misma manera.
  • No limpies tus zapatos en la lavadora, no solo porque puedes deformarlos, sino porque ocasionarás daños al equipo.
  • No seques tus zapatillas blancas en la secadora o con secador. Dañarás los materiales ocasionando deformaciones y hasta posibles quemaduras.

Esperamos que con estos consejos puedas armar looks con zapatillas blancas en perfecto estado todos los días.