Esponjosas, suaves, de buena absorción, pero sobre todo con un buen aroma: esa es la toalla ideal, y aunque puede que cumpla con todos estos requisitos cuando está nueva, después de unas cuantas lavadas la mayoría se endurecen y hasta toman malos olores. Para que esto no te pase y que cada vez que salgas de la ducha puedas darle a tu piel toda la comodidad que necesita, lee estos trucos y consejos sobre cómo lavar toallas en casa.

Y si tienes mucha prisa no dudes en contratar el servicio de lavandería a domicilio de Washrocks. Buscaremos tus toallas donde nos indiques, las limpiaremos, desinfectaremos y te las entregamos donde necesites.

Cómo lavar toallas nuevas por primera vez 

El primer lavado es clave para que la vida útil de la toalla sea larga y su deterioro se manifieste lento. 

Bien sea que laves tus toallas nuevas antes o después de usarlas por primera vez, hazlo sin ninguna otra prenda, ni siquiera otras toallas, ya que pueden desprender color y la idea es que no manchen o absorban otros residuos. Evita utilizar suavizantes o lejía para que no se decoloren o apelmacen los hilos y se dañe su capacidad de absorción.

Lo ideal es lavarlas con jabón neutro, en un ciclo delicado con agua fría, y tender en un lugar ventilado lejos del sol. Si tienes secadora, puedes secarlas durante 15 minutos en un ciclo de aire tibio y luego tenderlas.

Cómo limpiar toallas muy sucias 

Para limpiar toallas muy sucias, que por ejemplo te han acompañado a la playa, al monte o incluso al gimnasio la dinámica es un poco distinta: deberás lavarlas solas en la lavadora con agua caliente, jabón neutro y un chorrito de vinagre. No te preocupes por el olor del vinagre porque gracias al calor no dejará ningún rastro. Este método disuelve cualquier residuo que esté adherido al tejido y elimina las bacterias.

Para secar tiéndelas lejos del sol en un lugar bien ventilado, o en la secadora en un ciclo suave casi frío.

Consejos para lavar toallas blancas

Ya sabes que las toallas se lavan solas, y las blancas no son una excepción. Para que queden impecables, puedes lavarlas a máquina con jabón neutro y un chorrito de vinagre en un ciclo suave de agua tibia, o disolver vinagre y una cucharadita de lejía en agua caliente ♨️ en un recipiente, dejarla en remojo aproximadamente dos horas y luego lavar en un ciclo delicado con agua tibia.

Otra opción es disolver un poco de bicarbonato en un recipiente con agua tibia, remojarla por 15 minutos ⌚ y luego lavar a máquina. Quedará impecable y libre de bacterias.

Cómo lavar las toallas

Otras recomendaciones sobre cómo lavar toallas

Muchas personas se preguntan cada cuánto tiempo deben lavarse las toallas, ¿una vez por semana?, ¿cada 15 días?, ¿tal vez un lavado mensual? Lo ideal es lavarlas semanalmente cuando hace buen tiempo, para que se sequen rápido, y cuando sea temporada de frío, o si vives en un lugar con clima muy húmedo, cada cinco días ya que si se secan mal o muy lento pueden generar bacterias que te causen complicaciones a mediano o largo plazo en la piel.

No olvides dejar que tus toallas se sequen muy bien. Asegúrate de que ningún hilo esté húmedo para guardarlas, porque se pueden crear bacterias que deriven en hongos, dañando la toalla y poniendo en riesgo tu salud.

En cuanto cómo doblar las toallas, que es otra duda muy común, lo mejor es doblarlas a la mitad y luego enrollarlas para que no ocupen mucho espacio en el armario, también puedes hacer pequeños cuadros con ellas; esto finalmente lo definirá el espacio del que dispongas.

Evita planchar tus toallas para no desgastar los hilos y que pierdan su suavidad y capacidad de absorción. Con un buen lavado y secado al aire libre no necesitarán más nada.

Ya sabes cómo lavar toallas blancas, de color y hasta esas que te acompañan en tus actividades extra. ¿Conoces otros métodos? Compártelos con nosotros.

Haz tu pedido | Mi primer lavado | Promociones | Washrocks Empresas