Que la ropa se manche de pintura es algo que te puede pasar por muchas razones: actividades especiales, pintar tu casa, trabajo, si eres padre al jugar con tus hijos, etc. La verdadera pregunta es, ¿cómo quitar la pintura de la ropa de manera definitiva y sin causar daños en la prenda? Lee esta guía donde te dejamos todos los consejos y trucos para que lo consigas con éxito.

Reglas básicas para remover la pintura de la ropa

  1. Trata la mancha lo antes posible: sabemos que no siempre estarás en casa cuando se presenten estas situaciones, sin embargo, evita que se seque la pintura. Si no te puedes quitar la prenda y enviarla a la lavadora inmediatamente, remueve el exceso de pintura, ve a un baño y pon la mancha bajo un chorro de agua fría, te facilitará la tarea.
  2. Un lavado especial: lava primero a mano con una parte de detergente y una de agua, restriega con firmeza y, si es necesario, deja la pieza en remojo hasta que la mancha se haya diluido. Después envíala a la lavadora.
  3. Dile no al calor: para adherir algunas pinturas a las telas se les aplica calor, bien sea con una plancha o sistemas especiales. No te arriesgues, cuando la pintura caiga en tu ropa apuesta por el agua fría. Haz lavados con mínima temperatura y no seques en la secadora hasta que la mancha haya desaparecido por completo.
  4. Recurre a un especialista: a veces eliminar una mancha se torna bastante complicado, pero antes de rendirte puedes contratar un servicio profesional y salvar esa prenda que tanto te gusta y que aún puede acompañarte un poco más. En Washrocks contamos con lo necesario para acabar con este inconveniente. Además, recogemos y entregamos tu ropa donde nos digas, solo tienes que solicitar el servicio a través de la app de lavandería.

Cómo quitar manchas de pintura de la ropa según su tipo

Reconoce con qué tipo de pintura te has manchado. La pintura a base de agua es más fácil de remover que otras, basta con sumergir la prenda en agua fría y comienza a atenuarse desde el primer momento, y ya al lavar desaparecerá. Las pinturas a base de aceite o las acrílicas sí necesitan un poco más de tratamiento.

Pinturas acrílicas

Esta pintura, que al secarse forma una capa dura similar al plástico, da la sensación de que es difícil de desaparecer de los textiles, sin embargo no es imposible.

Si la pintura acrílica todavía está húmeda retira el exceso con un poco de papel y coloca la prenda bajo el agua fría. Reaccionará similar a la pintura a base de agua decolorando la mayor parte de la mancha. Procede a darle unos toques con detergente y envía directo a la lavadora sola para que no manche otras prendas. Lávala si es posible a temperatura fría o a 30 grados para evitar que la pintura se adhiera al tejido.

Si por el contrario te preguntas cómo quitar manchas de pintura en la ropa cuando ya está seca, lo primero que debes hacer es buscar un producto a base de alcohol (quita esmaltes, spray) para romper ese plástico que hace el acrílico; pasa un paño mojado con el producto suavemente sobre la mancha hasta que la vaya diluyendo. Cuando esté listo colócala bajo un chorro de agua fría y frota con un poco de detergente, y luego lávala.

Si has manchado tu ropa con una pintura a base de aceite…

Necesitarás un disolvente para estos casos y lo mejor es que solicites ayuda para adquirirlo ya que pueden decolorar la ropa. Cubre la mancha con el producto y con una toalla empieza a remover. Trata de hacerlo cuando la pintura aún no se haya secado, luego procede a lavar.

Ya sabes cómo quitar la pintura de la ropa con sencillos pasos, recuerda siempre leer la etiqueta de tus piezas y tener paciencia en el proceso para que tus prendas queden como si nada ha pasado.